La avería de un motor industrial puede suponer un gran perjuicio para las empresas al obligar a parar cierta maquinaria hasta que no se solucione el problema. Ante la rotura de un motor industrial hay dos opciones: comprar uno nuevo o reparar el motor estropeado.

Cuando se ven en la tesitura de tener que tomar esta decisión, cada vez son más las empresas que optan por elegir la opción de reparación del motor industrial estropeado y es que esta decisión les reporta múltiples ventajas.


La primera ventaja es el ahorro de costos y es que un motor nuevo siempre va a ser más caro que pagar la reparación del motor viejo. Pero además el optar por la reparación puede ser para las empresas todavía más beneficioso desde el punto de vista económico ya que se gana un factor que en el ámbito industrial siempre es equivalente a dinero, se gana tiempo.


Cuando se opta por comprar un motor industrial nuevo hay que contactar con la marca oficial y pedir la pieza, por lo que habrá que esperar el tiempo necesario hasta que la nueva pieza llegue más el tiempo necesario para instalar el nuevo motor. Además tratándose de maquinaria antigua, la búsqueda de nuevos motores puede ser todavía más complicada si el fabricante ya no realiza ese tipo de piezas.

En cambio, si se opta por una reparación del motor industrial la empresa se ahorrará dinero y el motor reparado estará en funcionamiento en menos tiempo del que sería necesario para comprar e instalar un nuevo motor.

Pero para que la reparación sea verdaderamente ventajosa es necesario contar con profesionales del sector. Sólo una empresa con amplia experiencia en reparación de motores industriales es capaz de garantizar una reparación de calidad efectuada con repuestos y recambios originales y hacerlo además ajustando al máximo el tiempo de trabajo y el precio.